Ir al contenido principal

Destacados

Cómo se inventó el romance

  El amor es lo que nos une, y la falta de amor nos separa. Así parecemos entenderlo la mayoría de las personas en la actualidad, pareciéndonos descabellado pensar por ejemplo, en comprometernos o casarnos con una persona sin tener sentimientos de amor por ella. Sin embargo, hubo un tiempo en el que el amor no jugaba el papel fundamental que ahora tiene.   En la antigua Grecia, el consentimiento del matrimonio se otorgaba por el padre de la novia, mientras que a ella no se le permitía tener una opinión propia. Era su padre quien tenía que estar convencido del interés o beneficio que traería la unión de su hija con una familia rica y prestigiosa, o al menos digna. Sin embargo, la capacidad de seducir y convencer a la joven de que era amada podía hacer que aceptara con menor dificultad esta situación, que la dividía entre la simple atracción física y el puro cálculo del interés. Durante la Edad Media, la Iglesia Católica instituyó el sacramento del matrimonio, suponiendo que la bendición

Beneficios evolutivos de la amistad

 


Quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro. Esta frase no puede ser más cierta, y no precisamente por el valor monetario de una amistad, sino por el afecto, momentos y experiencias que pueden compartirse con un verdadero amigo, en el transcurso de la vida. 


Pero, una buena amistad ofrece mucho más que una persona confiable con quien compartir una cerveza. De acuerdo con expertos investigadores en relaciones humanas, tener buenos amigos nos ayuda a ser más saludables, más felices, más ricos y en general, más exitosos.  


Si bien, otras relaciones suelen tener más importancia en el día a día, y demandar mayor atención y exigencias como la pareja, los padres, los hermanos y los hijos, las amistades requieren un esfuerzo sostenido que, aunque puede ser tan complejo como sacar adelante un matrimonio, pocas veces recibe la misma atención y esmero. 


Con el tiempo, las relaciones amistosas pasan por altibajos, enfrentan desafíos que incluyen poca disponibilidad de tiempo y limitaciones geográficas, así como se ven en la necesidad de resolver malentendidos; sin embargo, todo esto es bueno, ya que nos sirve para probar quiénes son los amigos leales y verdaderos a los cuales deberíamos mantener por el resto de la vida. 


Biológicamente, nuestra capacidad para desarrollar y mantener conexiones sociales está directamente relacionada con el tamaño de nuestro cerebro. Una investigación de Robin Dunbar, ha demostrado que debido a que estamos limitados por nuestra capacidad cerebral, la ventaja de la aptitud física de grupos sociales más grandes fue un impulsor de la evolución de algunas partes del cerebro. 


Otros científicos han corroborado la idea de que el ser humano obtuvo cerebros más grandes como resultado de una adaptación social versus una adaptación ecológica. Es decir, no fue porque tuviéramos un cerebro más grande para, por ejemplo, cazar, que buscábamos sostener relaciones sociales complejas, sino que estas relaciones eran fundamentales para el desarrollo evolutivo de la capacidad neocortical. En otras palabras, tener amigos nos hizo más inteligentes y nos dio más potencial.


La biología también sugiere que una de las ventajas de las amistades es la diversidad que crean. Por ejemplo, al estar siendo atacado por un tigre dientes de sable, de entrada sería bueno contar con más de una persona para obtener ayuda. Y, lo más importante, tus posibilidades de frustrar al tigre aumentan si eres parte de una tribu donde están personas que poseen diferentes habilidades. Alguien que comprenda el comportamiento del tigre, alguien que pueda matarlo y alguien que pueda tratar las heridas resultantes podría ser útil. Además, ser parte de este grupo diverso significa que cuando el entorno cambia, es probable que alguien pueda adaptarse y liderar el camino para todos los demás.


En un contexto moderno, tener diversidad en nuestras relaciones tiene múltiples aplicaciones. Por ejemplo, las parejas románticas comprometidas son maravillosas, pero si mueren, lo último que quieres es estar solo. En estos casos, tu supervivencia depende literalmente de tener amigos cercanos que puedan apoyarte en los momentos difíciles. Y tener amigos con diferentes especialidades, intereses, fortalezas y debilidades puede ayudarte a probar ideas y desarrollar tu carácter, brindándote un espacio seguro para experimentar.


¿Qué pasa con el valor de los amigos que son más inteligentes o mejores en las cosas que aspiramos a hacer? Al igual que en el trato con el tigre, los amigos con diferentes talentos pueden ayudarnos a explotar nuestro propio potencial. 

Conoce nuestra amplia selección de globos 18" amor y amistad en globoexpress.com.mx.

Comentarios