¿Por qué el Día del Padre no tiene fecha fija?



Cuando pensamos en el Día del Padre, sin duda vienen a nuestra mente agradables recuerdos de reuniones familiares, parrilladas, música, bebidas y apapachos; o bien, los planes acerca de cómo consentiremos a papá en el ya cercano día.

Y es que el Día del Padre es motivo de unión, año con año, para dedicar un día entero a los hombres que nos dieron la vida. Sin embargo, la celebración está rodeada de curiosidades a las que no solemos tomarles gran importancia. Una de ellas, quizá la más llamativa, es: ¿Por qué el Día del Padre no tiene una fecha fija? 

La respuesta es más sencilla de lo que pensamos; simplemente porque la conmemoración está instituida para festejarse el tercer domingo de cada mes.

Si echamos un vistazo a la historia, nos daremos cuenta de que, desde sus inicios, el Día del Padre ha sufrido modificaciones, hasta que a principios del siglo pasado se acordó que, independientemente de la fecha, el tercer domingo del sexto mes sería dedicado a homenajear a los padres. 

Pronto las sociedades de países en los cinco continentes del planeta adoptaron la costumbre, hasta convertirse en la fiesta que conocemos hoy día, a diferencia del Día de las Madres, que en algunos países se conmemora los 10 de mayo sin importar el día de la semana en que ocurra, mientras que otros dedican el primer domingo de mayo a las mujeres con hijos.

¿Cuál es la historia detrás del Día del Padre? La mayoría de los historiadores atribuyen la instauración de la fecha a una mujer estadounidense llamada Smart Dood, quien, al ser huérfana de madre, creció junto a sus cinco hermanos siendo atendida y criada únicamente por su padre, William Dood.

Esto provocó una profunda admiración hacia su mentor, que cultivó en el transcurso de su vida, y cuyo fruto más importante fue fundar la celebración del Día del Padre, propuesta originalmente para el 5 de junio, (fecha de cumpleaños de William Dood), en honor de él y de todos los hombres que muestran su valentía involucrándose en la crianza de los hijos, principalmente los que asumen el doble rol de madre y padre.  

Los padres pueden ser igual de tiernos, cariñosos, protectores y cuidadosos que una madre, sin perder la proveeduría y figura de autoridad que caracteriza a un padre, consideraba Smart Dood, quien trabajó por fijar la fiesta. Su idea no tuvo aceptación, así que sugirió que cada año, sin falta, todas las familias tuvieran la libertad de elegir cuándo iba a ser para ellos el Día del Padre. 

Fue 67 años después cuando, finalmente, se hizo oficial que cada tercer domingo del mes de junio se habría de celebrar el Día del Padre, tal y como lo hacemos actualmente.

Visita nuestra amplia selección de globos al mayoreo en globoexpress.com.mx.

Comentarios