Ir al contenido principal

Destacados

El Día de las Madres no es el mismo en todo el mundo

  Durante un día entero, cada año llenamos de amor, regalos y palabras afectuosas a quienes nos dieron la vida. En el Día de las Madres, ellas reciben por decenas flores, sorpresas, comidas, regalos y por supuesto, globos, como detalles que hijos y otros familiares les entregan para festejarlas.   Pero, ¿cómo y dónde empezó esta tradición? Todo se le atribuye a Anna Jarvis, quien en 1905 decidió dedicar un día a su madre y a las madres de todo el mundo, logrando instaurarlo en 1914. Contrario a lo que parece en la actualidad, su intención estaba lejos de tener fines comerciales, tan así que una vez que la celebración se extendió y se popularizó Jarvis se llenó de disgusto, justamente porque el tema se estaba desviando de su idea original.   Pronto, las personas en los países occidentales adoptaron con alegría la nueva tradición, adaptándola a sus diversas culturas. Fueron principalmente los países occidentales los que adoptaron la nueva tradición, y la fueron adaptando a sus diversas c

Globos con creatividad al máximo

Para hacer estas caritas, sólo necesitas globos, esponjas, cordel, papel crepé, pegamentos, rotuladores, tijeras y cartulina. Importante: no intentes despegar algo ya pegado porque el globo podría reventar.
Recorta el perfil ondulado de una esponja para hacer la boca. La nariz es un triángulo, los ojos 2 trozos en forma de almendra y las pupilas, de cartulina pintada. Las orejas se sujetan de la cuerda del globo y se pegan en los laterales. El pelo se recorta de las esponjas en tiras estrechas que se atan alrededor del nudo del globo con un cordel.
También con trocitos de esponja puedes hacer la carita de un oso. Si  no tienes globo marrón, utiliza uno blanco o naranja. Inspírate en estos modelos para hacer más caras de animales: gato, perro, panda, etc.
El pelo de esta carita se logra con serpentinas de varios colores. Se cortan trozos y se pegan en la parte superior. Los rasgos de la cara son puntos adhesivos de varios colores. También los puedes hacer con cartulina. Si lo deseas, puedes poner el nombre de los invitados en una cartulina pegada a una pinza de tender la ropa.
El pelo de esta elegante señorita se logró con dos trozos de papel crepé, uno para la parte de atrás y otro para el flequillo. Se hizo un agujero para pasar el hilo y se ató el lazo. Los rasgos de dibujaron con rotulador permanente.
Este gnomo azul también se realizó con 2 cilindros de papel crepé, uno rojo para el gorro y otro blanco para la barba. Para la boca, se dobla la tira blanca por la mitad y se recorta. El borde inferior se recorta en flecos. Los rasgos se pintan con rotulador permanente.

Comentarios