Ir al contenido principal

Destacados

El Día de las Madres no es el mismo en todo el mundo

  Durante un día entero, cada año llenamos de amor, regalos y palabras afectuosas a quienes nos dieron la vida. En el Día de las Madres, ellas reciben por decenas flores, sorpresas, comidas, regalos y por supuesto, globos, como detalles que hijos y otros familiares les entregan para festejarlas.   Pero, ¿cómo y dónde empezó esta tradición? Todo se le atribuye a Anna Jarvis, quien en 1905 decidió dedicar un día a su madre y a las madres de todo el mundo, logrando instaurarlo en 1914. Contrario a lo que parece en la actualidad, su intención estaba lejos de tener fines comerciales, tan así que una vez que la celebración se extendió y se popularizó Jarvis se llenó de disgusto, justamente porque el tema se estaba desviando de su idea original.   Pronto, las personas en los países occidentales adoptaron con alegría la nueva tradición, adaptándola a sus diversas culturas. Fueron principalmente los países occidentales los que adoptaron la nueva tradición, y la fueron adaptando a sus diversas c

¿Conoces la historia de los regalos?

 



Desde nuestra infancia hemos visto con naturalidad entregar regalos a quienes más queremos por diferentes razones; en cumpleaños, bodas, graduaciones y días especiales como Navidad, San Valentín, Día de las Madres, Día del Padre, aniversarios, etc… 


Esas tradiciones dieron origen y mantienen en pie a miles de comercios pequeños y grandes alrededor del mundo, que se dedican a crear y vender regalos que le ayudan a las personas ocupadas a encontrar un detalle adecuado para cualquier ocasión, llegando incluso en años recientes a incursionar en el cómodo y práctico e-commerce. Pero, ¿cómo empezó todo?


La costumbre de entregar regalos se remonta a los días de los cavernícolas donde, incluso en esta cultura primitiva, como una forma de mostrar afecto o amor. Está documentado incluso que, desde entonces, cuánto más abundantes son los regalos que entrega un hombre, más atractivo se vuelve a los ojos de una mujer. 


Dar obsequios también se empleó como símbolo de estatus cuando los líderes de tribus o clanes mostraban su agradecimiento por las contribuciones de quienes formaban parte de un logro importante, haciendo las veces de regalo y premio. Pero, no se trataba de trofeos, relojes y muchísimo menos de tarjetas intercambiables por el o los objetos de su preferencia como ocurre ahora; para nada. En aquel entonces un regalo podía ser cualquier cosa, desde una roca de forma peculiar, hasta un diente de animal o cualquier elemento de la naturaleza. 


A la par del desarrollo de diferentes herramientas, los regalos se volvieron paulatinamente más elaborados, por ejemplo, se pudieron perforar agujeros en las piedras y los huesos para que luego pudieran conformar collares. 


Se sabe que los primeros egipcios dieron regalos a sus faraones que construyeron pirámides masivas para almacenar su riqueza preparándose para su transición al más allá y produjeron ídolos para apoyar sus creencias. En la época romana, las personas se regalaban entre sí con fichas de buena suerte, una tradición que duró siglos y más tarde influyó en la civilización occidental.


En nuestro continente, los mayas yucatecos practicaban una ceremonia ritualizada de entrega de regalos. Después de un día de celebración, la comunidad se reunía para compartir sus obsequios, atendiendo primero a las personas de mayor edad.


Durante la Edad Media, los obsequios se utilizaron para asegurar el favor personal del rey o para mostrar lealtad en tiempos de guerra. También, solían ser entregados por la familia de la novia en el compromiso, estos obsequios se conocían como dotes y podían variar desde monedas hasta metales preciosos, o incluso un rebaño de ganado, cabras u ovejas. Esta práctica se mantuvo en Europa durante muchos siglos y en algunas culturas, las dotes todavía existen en la actualidad.


En nuestros días, regalar es parte de la vida cotidiana, siendo una acción que nos ayuda a brindar el mensaje que queremos transmitir con nuestro obsequio. Cuando regalamos nos sentimos más felices, y luego, contagiamos esa emoción a quienes nos rodean, haciendo más probable que quien recibió el regalo pronto haga obsequios, convirtiéndose en una cadena de regalos. 


Conoce nuestra amplia selección de Globos 34" Números en globoexpress.com.mx.

Comentarios