Ir al contenido principal

Destacados

Cómo se inventó el romance

  El amor es lo que nos une, y la falta de amor nos separa. Así parecemos entenderlo la mayoría de las personas en la actualidad, pareciéndonos descabellado pensar por ejemplo, en comprometernos o casarnos con una persona sin tener sentimientos de amor por ella. Sin embargo, hubo un tiempo en el que el amor no jugaba el papel fundamental que ahora tiene.   En la antigua Grecia, el consentimiento del matrimonio se otorgaba por el padre de la novia, mientras que a ella no se le permitía tener una opinión propia. Era su padre quien tenía que estar convencido del interés o beneficio que traería la unión de su hija con una familia rica y prestigiosa, o al menos digna. Sin embargo, la capacidad de seducir y convencer a la joven de que era amada podía hacer que aceptara con menor dificultad esta situación, que la dividía entre la simple atracción física y el puro cálculo del interés. Durante la Edad Media, la Iglesia Católica instituyó el sacramento del matrimonio, suponiendo que la bendición

Crea recuerdos que sean inolvidables



¿Qué tan importantes son los recuerdos?

Prácticamente, los recuerdos  configuran lo que somos, son los que nos hace tomar decisiones y al mismo tiempo, son la base de nuestro camino hacia el futuro, para actuar como actuamos y para amar como amamos. ¿Qué sería de nosotros sin nuestros recuerdos?

Todo lo que hacemos se transforma en memorias. Aunque es imposible recordar todo, podemos tomar medidas que faciliten llegar a nuestros más preciados recuerdos en un determinado momento y, muy importante, cuando nosotros así lo decidamos.

Nuestra memoria desgraciadamente es un espacio finito de almacenamiento; de otra manera podríamos actuar con mayor rapidez al tener toda la información necesaria al alcance. 

Algunas personas tienen mejor capacidad de retención que otras, y aún quienes cuentan con una mejor memoria no pueden recordarlo todo. Recordamos muchas cosas y la gran mayoría de estas situaciones nos vuelven a la mente gracias a que nos vemos enfrentados a situaciones concretas familiares.

Hay que tener en cuenta que las emociones y los recuerdos van de la mano. En realidad, la parte más importante de un recuerdo es la emoción que nos causó cuando ocurrió. 

A todos nos ha sucedido que un olor nos hace viajar a un determinado momento de nuestra vida; puede ser un momento especial como la visita de tu pareja, u otros no tan agradables como la muerte de un ser querido. En cualquier caso el recuerdo viene a nosotros a través de las sensaciones que vivimos en aquel momento. 

Todos los recuerdos llevan consigo una o mas emociones, hay recuerdos más fuertes en nosotros, que están ligados a vivencias de mayor intensidad: Dolor, asco, felicidad, miedo y tristeza. 

Cuando quieres recordar pero no puedes seguramente te sientes desesperado y puede llegar a ser muy triste. Sin embargo, no debes preocuparte, ya que hay formas muy sencillas de conseguir los recuerdos que necesitamos y que tanto apreciamos.

Las fotos son nuestras aliadas cuando de recordar momentos se trata. Podemos tomarlas como referencia para iniciar el recuerdo del momento que fue captado en fotografía. Sin la imagen podrás recordar algunas cosas, pero una vez que refuerzas tu memoria con el sentido de la vista, seguramente lograrás llegar a más detalles de esa situación.

Visita nuestra amplia selección de globos al mayoreo en globoexpress.com.mx.



Comentarios