Ir al contenido principal

Destacados

Cómo se inventó el romance

  El amor es lo que nos une, y la falta de amor nos separa. Así parecemos entenderlo la mayoría de las personas en la actualidad, pareciéndonos descabellado pensar por ejemplo, en comprometernos o casarnos con una persona sin tener sentimientos de amor por ella. Sin embargo, hubo un tiempo en el que el amor no jugaba el papel fundamental que ahora tiene.   En la antigua Grecia, el consentimiento del matrimonio se otorgaba por el padre de la novia, mientras que a ella no se le permitía tener una opinión propia. Era su padre quien tenía que estar convencido del interés o beneficio que traería la unión de su hija con una familia rica y prestigiosa, o al menos digna. Sin embargo, la capacidad de seducir y convencer a la joven de que era amada podía hacer que aceptara con menor dificultad esta situación, que la dividía entre la simple atracción física y el puro cálculo del interés. Durante la Edad Media, la Iglesia Católica instituyó el sacramento del matrimonio, suponiendo que la bendición

Pájaros hechos con globos

Globo alargado.
Para llevar a cabo esta manualidad necesitarás un globo alargado del color que más te guste. Ínflalo dejando tres dedos libres en uno de los extremos y átalo en la otra parte.

El pico.
Por debajo de la zona donde han quedado tres dedos sin inflar, retuerce el globo. Justo a continuación haz una bola pequeña y gira esa parte sobre sí misma. Cuando termines, dobla el globo de manera que la esfera quede en la parte superior. Tira de ella hacia arriba y gira la mano hacia un lado a la vez que giras la muñeca hacia el otro lado. Finalmente, quedará una especie de L en la esquina con la bola en la esquina.

Retorcer y cortar las alas.
Toma el extremo opuesto y aprieta ligeramente el globo para mover el aire hacia el otro lado. Calcula ocho dedos bajo el nudo y retuerce por esa zona. Dobla el globo de forma que esa parte se junte con la bola que hiciste anteriormente. Métela de modo que quede un círculo justo encima de los dos extremos.

Después, calcula la mitad de la circunferencia dobándola y estirándola. Pellizca con la yema de los dedos y retuerce uno de los dos semicírculos. Hazlo arriba y abajo.

En la parte superior, justo en la zona que hemos retorcido y que no tiene aire en su interior, tendrás que recortar con la ayuda de unas tijeras. Las alas quedarán deshinchadas, pero no te preocupes. Vuelve a colocarlas a uno y otro lado de la bola y estíralas con cuidado. Ínflalas de nuevo y haz un nudo en cada lado. Dobla ambas ladas entre sí para que queden pegadas al cuerpo del pájaro.

Da forma a las alas hasta que queden arqueadas y dobla un poco hacia abajo el cuerpo del pájaro.

Toque final.

El toque final puedes conseguirlo haciendo una línea ondulada con un rotulador fijo en el cuerpo y las alas. Dibuja dos ojos para darle más realismo a la cara del pajarito.


Comentarios