Ir al contenido principal

Destacados

Tradiciones extrañas de celebración de cumpleaños

En México nos encanta la fiesta, irónicamente se trata de un tema que nos tomamos muy en serio. 
Nadie celebra en el mundo como lo hacen los mexicanos y nos esforzamos en demostrarlo en cada celebración.
En las fiestas de cumpleaños rompemos nuestras mundialmente famosas piñatas, nos lanzamos al suelo para recolectar la mayor cantidad de dulces posible, compartimos pastel y comida con todos nuestros invitados y bailamos hasta el amanecer. 
Sin duda nuestras tradiciones son las mejores, pero no son las únicas. Alrededor del mundo existen formas de celebrar muy interesantes y otras un tanto extrañas.
En Irlanda se acostumbra a tomar a los pequeños cumpleañeros de los pies, voltearlos boca abajo y darles pequeños golpes en su cabeza contra el suelo por cada año cumplido. Junto a esta tradición, la de embarrar de pastel al cumpleañero no suena tan cruel, ¿cierto? 
Sin importar cuántos sean los años que cumplas, en Jamaica te llenarán de harina el día de tu cumpleaños. Parece divertido, aunque …

Espadas con Globos

Globo alargado
Consigue un globo alargado del color que prefieras. Este tipo se llama 260 porque representa sus dimensiones cuando están inflados expresada en pulgadas, concretamente 2 de diámetro, por 20 de largo.


Infla el globo.
Llena el globo de aire con la boca o con un aparato para inflar. Para cuando quede un dedo libre en el extremo opuesto a la boquilla. Cierra la abertura por donde has inflado el globo con un nudo. En este caso, conviene hacerlo muy por debajo del borde para que quede una boquilla más larga, como un dedo aproximadamente.

Calcula las distancias y retuerce.
Por debajo, calcula unos seis dedos de distancia y retuerce el globo sobre sí mismo. Dóblalo hasta dejarlo pegado al resto del globo. Con la misma medida que antes, vuelve a girarlo sobre sí mismo. Ahora toma la boquilla del globo y rodea con ella la zona que queda al juntas las dos creadas anteriormente.
Después, pasa la boquilla por el medio de los dos arcos. Luego, por debajo. De nuevo por el medio y asegura por debajo.

La empuñadura.
A continuación, mueve un poco el aire del globo apretando ligeramente. Haz cuatro bolas pequeñas dejando un espacio libre y girando al final. Cuantas más vueltas hagas mejor quedará y no se soltará.

Con los dedo anular e índice agarra la bola para que no se suelte. Haz otras tres pelotas de aire y cuando acabes mete la punta por el orificio formado por los dos semicírculos del globo.

Endereza el extremo si es necesario, mete la mano por la empuñadura y ¡ya tienes la espada!


Comentarios