Ir al contenido principal

Destacados

Consejos para montar tu papelería

Si quieres abrir una papelería, pero no sabes por dónde empezar te proponemos unos pasos que puedes seguir para hacer realidad tu sueño. Ahora bien, la prisa no es buena compañera, así te recomendamos que no escatimes ni tiempo ni recursos en el desarrollo de la estrategia que te ayudará a dar forma a tu nuevo proyecto.
Plan inicial, Descripción de tu proyecto
En este punto debes hacerte muchas preguntas, ¿Qué tipo de papelería quiero? ¿A qué aspiro? ¿A qué público me voy a dirigir? También piensa e qué tipo de objetivos te quieres marcar a corto, mediano y largo plazo. Haz un breve estudio de mercado en donde analizas la zona en la que quieres abrir y buscas locales disponibles que se adecuen a tus necesidades. Después planifica la operativa del negocio: ¿Venderás sólo en tienda física o tendrás también un e-Commerce? Estipula tus necesidades de personal preguntándote si la vas a poder gestionar en todos sus horarios sin ayuda, o si prefieres contratar a alguien y contempla ese gasto d…

Espadas con Globos

Globo alargado
Consigue un globo alargado del color que prefieras. Este tipo se llama 260 porque representa sus dimensiones cuando están inflados expresada en pulgadas, concretamente 2 de diámetro, por 20 de largo.


Infla el globo.
Llena el globo de aire con la boca o con un aparato para inflar. Para cuando quede un dedo libre en el extremo opuesto a la boquilla. Cierra la abertura por donde has inflado el globo con un nudo. En este caso, conviene hacerlo muy por debajo del borde para que quede una boquilla más larga, como un dedo aproximadamente.

Calcula las distancias y retuerce.
Por debajo, calcula unos seis dedos de distancia y retuerce el globo sobre sí mismo. Dóblalo hasta dejarlo pegado al resto del globo. Con la misma medida que antes, vuelve a girarlo sobre sí mismo. Ahora toma la boquilla del globo y rodea con ella la zona que queda al juntas las dos creadas anteriormente.
Después, pasa la boquilla por el medio de los dos arcos. Luego, por debajo. De nuevo por el medio y asegura por debajo.

La empuñadura.
A continuación, mueve un poco el aire del globo apretando ligeramente. Haz cuatro bolas pequeñas dejando un espacio libre y girando al final. Cuantas más vueltas hagas mejor quedará y no se soltará.

Con los dedo anular e índice agarra la bola para que no se suelte. Haz otras tres pelotas de aire y cuando acabes mete la punta por el orificio formado por los dos semicírculos del globo.

Endereza el extremo si es necesario, mete la mano por la empuñadura y ¡ya tienes la espada!


Comentarios