Ir al contenido principal

Destacados

El Día de las Madres no es el mismo en todo el mundo

  Durante un día entero, cada año llenamos de amor, regalos y palabras afectuosas a quienes nos dieron la vida. En el Día de las Madres, ellas reciben por decenas flores, sorpresas, comidas, regalos y por supuesto, globos, como detalles que hijos y otros familiares les entregan para festejarlas.   Pero, ¿cómo y dónde empezó esta tradición? Todo se le atribuye a Anna Jarvis, quien en 1905 decidió dedicar un día a su madre y a las madres de todo el mundo, logrando instaurarlo en 1914. Contrario a lo que parece en la actualidad, su intención estaba lejos de tener fines comerciales, tan así que una vez que la celebración se extendió y se popularizó Jarvis se llenó de disgusto, justamente porque el tema se estaba desviando de su idea original.   Pronto, las personas en los países occidentales adoptaron con alegría la nueva tradición, adaptándola a sus diversas culturas. Fueron principalmente los países occidentales los que adoptaron la nueva tradición, y la fueron adaptando a sus diversas c

Llega el gran momento de la fiesta y seguramente ya estamos pensando en la decoración más adecuada que debemos escoger para que esté acorde con el tipo de celebración que realizaremos. Aunque podemos contratar a una empresa para ello, sabemos que hay mucho más valor y un gusto especial cuando lo hacemos nosotros mismos. Decorar una fiesta no es tan complicado como pareciera, pero sí debemos tener algunos criterios creativos. Uno de los elementos más usados en decoración de fiestas son los globos, los que vemos presentes tanto en cumpleaños, como bautizos, matrimonios, aniversarios de bodas y en cuanta celebración estamos acostumbrados a llevar a cabo.



Es por ello que siempre debemos tener en cuenta estos accesorios decorativos y darles el lugar que les corresponde cuando nos toca ponerlos en las paredes, puertas, barandas, techos o en cuanto lugar creamos apropiado. Pero en lo que hay que tener cuidado es en la distribución adecuada para ellos, es decir, que no solamente se trata de colocarlos donde mejor nos parezca a simple vista, sino que además debemos tener en cuenta algunos factores importantes para ello. Por ejemplo, nunca agrupemos muchos globos de un solo color en un mismo lugar, es decir, que debe buscarse una combinación de tonos apropiada para hacerlo si es que la cantidad es grande, salvo que ese espacio lo amerite para hacer balance con algún otro elemento de gran tamaño junto a ellos.

Sea sutil y no recargue las escaleras o los pasillos con los globos, y solamente coloque la cantidad necesaria para ambientar el espacio. Sepa que la mayor cantidad no necesariamente hará que el lugar se vea más hermoso. Igualmente, no junte demasiados globos en el techo y asegúrese de que no estén cerca de fuentes de calor para evitar que se revienten en plena celebración o mientras alguien se halle en pleno discurso. Trate que sus arcos de entrada tengan los soportes necesarios para colocar la cantidad de globos que piensa poner, y en cada silla o mueble donde piensa colocar alguno, incluya algún otro arreglo complementario como una flor o un lazo para aumentar el efecto decorativo, lo cual también puede hacer con los otros globos en la fiesta.

Comentarios