Ir al contenido principal

Destacados

Ideas de decoración para revelación de género

  Emotivo, original, diferente, organizado, preciso y simplemente inolvidable: así debe ser el evento de revelación de género para dar a conocer a tus familiares y amigos si tu bebé será niño o niña.   Sabemos que las revelaciones en las que los futuros papás muestran pequeños calcetines o entregan a los asistentes pequeños detalles sorpresa de color rosa o azul, de acuerdo con el género del bebé, están llenas de amor e ilusión por la próxima paternidad, pero, ¿Te imaginas sumarle a todo ese amor, la creatividad y la imaginación para organizar un evento fuera de lo común, que se quede grabado para siempre en la memoria de tus seres queridos? ¡Hazlo realidad con ayuda de globos! La presencia de globos en un festejo inmediatamente nos transmite emociones de alegría, dinamismo, energía y ganas de compartir la música, el baile y la comida con los demás invitados. Especialmente, una reunión de revelación de género es momento de deleite, pues es cuando nuestros seres más queridos se enterará

Actividades con globos

 Adivina cuál es tu globo, con los ojos cerrados
Para este juego hacen falta globos de formas diferentes (redondos, alargados, en forma de corazón…). Los jugadores tienen que mirar, sin tocar, todos los globos y elegir uno. Después, tumbados en el suelo con los ojos cerrados, un adulto les pasará uno a uno los globos y deben reconocer el suyo solo palpándolo.
Carrera de canguros
Se establece un punto de salida y una meta. Los niños se ponen en el punto de salida sujetando un globo entre las rodillas. No se trata de llegar el primero, sino de alcanzar la meta sin que se caiga el globo. Para lograrlo, el único sistema es desplazarse dando grandes saltos.
Tenis de mesa con globos y soplando
Soplando muy suavemente para poder controlar el globo, cada pareja debe evitar (como en una partida de ping-pong) que la pelota se salga de su campo y lanzarla al de los contrarios con la malvada intención de que ellos no puedan devolverla. Si se quiere complicar más, se puede jugar con dos globos.
Hay que obedecer al semáforo
Uno de los niños da órdenes a los demás usando tres globos de diferente color: naranja, verde y rojo. Si levanta el primero, los otros deben moverse a cámara lenta; si agita el verde, tendrán que bailar; si saca el rojo, quedarse quietos como una estatua; si cruza el rojo y el verde, andar a gatas, y si mezcla el verde y el naranja, saltar con los pies juntos.

Comentarios