Ir al contenido principal

Destacados

10 claves para una fiesta de graduación inolvidable

  Los frutos del tiempo transcurrido dentro de las aulas, la consolidación de amistades, el cierre de un ciclo y la expectativa de lo que vendrá, son los principales motivos para celebrar en una fiesta de graduación, la cual suele ser uno de los momentos más importantes en la vida de una persona.   Son precisamente esos motivos los que hacen que todo el mundo desee organizar una fiesta de graduación extraordinaria, digna de recordarse por siempre, y para lograrlo, es importante cuidar una serie de detalles que van desde la elección del lugar para la fiesta y las invitaciones, hasta la comida, bebida, postres y decoración.   Si estás por hacerte cargo de esta tarea, te dejamos algunos elementos a tener en cuenta para lograr un evento de graduación memorable:   Definir claramente el presupuesto: El glamour, brillo y estilo de la fiesta de graduación soñada suele costar más dinero del pensado o del disponible. Establecer un presupuesto es un paso importante para empezar a planificar una f

¿Te has preguntado con que inflamos los globos que flotan?

El helio es más ligero que el aire y a diferencia del hidrógeno no es inflamable, siendo además su poder ascensional un 8% menor que la de éste, por lo que se emplea como gas de relleno en globos y zepelines publicitarios, de investigación atmosférica e incluso para realizar reconocimientos militares.


Debido a que el helio es más ligero que el aire, los dirigibles y globos son inflados con este gas para elevarlos. Mientras que el hidrógeno experimenta una fuerza de empuje aproximadamente un 7% mayor, el helio tiene la ventaja de no ser inflamable (además de ser retardante del fuego). En la industria espacial, se utiliza como un medio de llenado para desplazar a los combustibles y oxidantes en los tanques de almacenamiento, y para condensar el hidrógeno y el oxígeno a fin de producir combustible para cohetes. También se utiliza para depurar el combustible y el oxidante de los equipos de apoyo en tierra antes del lanzamiento, así como para pre-enfriar el hidrógeno líquido en vehículos espaciales. Por ejemplo, el propulsor del Saturno V utilizado en el Programa Apolo necesitó cerca de 370.000 m³ de helio para poner en marcha el cohete.

Comentarios